FUNCIONARIOS Y POLÍTICOS

Últimamente se vienen produciendo hechos, actitudes y acciones, que confirman cada vez más mis sospechas sobre el político. Antes, veía mal el generalizar, y pensaba que no todos podían ser como parecen que son. Con el paso del tiempo tengo cada vez más dudas al respecto: ¿se salva alguno? Me gustaría poder decir ue sí, pero cada vez puedo menos.

En esta crisis está habiendo muchos damnificados. Entre ellos, los funcionarios. No digo que sean tan afectados como los cinco millones y pico de parados, desde luego, pero se ven afectados. Y lo peor es que, para justificar los recortes, se pierden las formas por parte de los que menos pueden hablar. Ha habido una fuerte campaña para poner al funcionariado como privilegiados que no merecen sus privilegios. Y, como privilegiados, había que recortar sus privilegios. Esa campaña es mentira.

Paso porque entre los funcionarios existan algunos que hayan conseguido su nombramiento de forma impropia… pero son minoría. Paso porque haya algunos que no cumplen con su trabajo como debieran, pero no son tantos…

Privilegiado, de acuerdo a la RAE, es aquél que goza de privilegio. Y privilegio es una "Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia"

Las supuestas ventajas que gozan los funcionarios no han sido concedidas por ningún superior. Un funcionario ha competido por una plaza, empeñando su esfuerzo, su tiempo y su dinero, contra muchos otros que como él han empeñado lo mismo, y que en la mayoría de los casos no lo logran. La plaza, con las condiciones de la misma, se la ha ganado, no se la han concedido. De igual manera que un veterinario, médico, abogado, o arquitecto, no son unos privilegiados a los que les han dado un título. Son gente que ha obtenido un título tras pasarse unos cuantos años estudiando para superar las pruebas impuestas, para obtener el derecho –no el privilegio- de ejercer su profesión. (Y, al caso, hay profesionales en todos los ámbitos a los que les han regalado inmerecidamente el título, o que incumplen con las responsabilidades de su profesión, también una minoría, desde luego).

Decir que los funcionarios son privilegiados a los que hay que recortarles sin miramientos me parece demagógico. Y si lo dice un político, me parece además deleznable y asqueroso. Me gustaría poder decir lo mismo de los políticos, que consiguen sus plazas tras empeñar años de esfuerzo, dinero y tiempo a prepararse para el cargo que van a ocupar. Sin embargo, en la mayoría de los casos, creo que las consiguen por estar más cerca, por ser más amigos, por tener una relación más estrecha con el jefecillo o jefazo político de turno.

Los responsables máximos de todo lo que está ocurriendo en esta larga crisis, todo lo que nos está ocurriendo, no son los financieros, los banqueros, los ninjas, o los funcionarios, no. Todos ellos (todos nosotros) han podido tener, en mayor o menor medida, algo de responsabilidad, consciente o inconsciente, desde luego, pero a los banqueros, por ejemplo, no los hemos elegido para que nos defiendan de los abusos que se comenten en la banca. Esta función se la hemos dado a los políticos. A ellos sí los hemos elegido y ellos sí tienen una responsabilidad directa. Que robe un banquero dinero del banco, está muy mal, roba a clientes. Que robe un político dinero público, o lo dispendie alegremente, o lo dedique a políticas de chichnabo que no valen para nada, o lo entregue a manos llenas a sus allegados, está fatal, pues roba o dilapida a todos los que pagamos impuestos. Además, ellos, los políticos, son los que legislan, los que deberían preocuparse más que nadie por cumplir y hacer cumplir la ley, los que tendrían que corregir los abusos, y perseguirlos donde los haya. Lamentablemente, de eso hay poco tirando a nada. Lo que tenemos es una casta de hipócritas, paniaguados, mamones de la gran teta, aprovechados, falsarios, amorales y caraduras, sean del signo que sean.

Todo lo anterior viene confirmado, una vez más, no ya por los casos inumerables de corrupción -ante los que uno piensa: y los que no saldrán a la luz...- sino por casos de autoprivilegio generalizado como l que a continuación expongo. Os remito a la Ley 1/2012, de 21 de febrero, de Medidas Complementarias para la Aplicación del Plan de Garantías de Servicios Sociales, publicada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Esta ley castellano-manchega es la que ha laminado los antiguos “privilegios” de los funcionarios de esta comunidad, entre otros, les han subido el horario, les han bajado el sueldo, les han hecho que no cobren íntegras las bajas… No me meto a plantear si estos recortes son o no necesarios. Asumo que tal y como está el panorama, incluso hay que darse con un canto en los dientes y agradecer que no nos manden a una de esas interminables colas de parados. Pero desde luego sí sé que los funcionarios no son responsables directos de la situación ni son los máximos responsables. Los políticos, en cambio, sí. Y, si tuvieran un ápice de decencia, un microgramo de honradez, deberían empezar a recortar con ellos antes de tocar lo de los demás.

No os pido que leáis la ley entera, tan solo que miréis la Disposición Adicional Tercera, donde dice a quien se le va a aplicar los recortes, y a quién no. ¿A quién no? Preguntareis, pues sí, ¿Quién ha hecho la ley? Los políticos. ¿Dónde “trabajan” los políticos? En las Cortes.

La DAT dice así:


Sin perjuicio de lo anterior, esta ley no será de aplicación a las Cortes Regionales.

3 comentarios:

DULCINEA dijo...

Querido Lupiañez, pero que bien que escribes y cuanta razón tienes ¿No son las Cortes las que representan al pueblo? ¿Y no son por tanto ellas también el pueblo? (Te quedaste corto con tus adjetivos calificativos sobre la “casta política” de nuestro país), que panda de hipócritas, panzabarrigas, codiciosos, oportunistas y abyectos seres que aprueban una ley que según ellos ayudará a superar el déficit, un déficit que han causado ellos con su estupendisima gestión y piden madurez, esfuerzo y sacrificio. “SACRIFICIO Y MADUREZ”, es que me mondo,¿¿¿ y ellos que??? Ellos no claro, ¡como tontos!, para eso ya estamos todos los españoles, que, perdón, pero parecemos gilipollas, que estamos dormidos….que somos como zombies que no tenemos voluntad…que no escarmentamos…Dicen que tenemos garantizada la calidad de los servicios sociales como la Sanidad y la Educación JA..,JA.. JA, no se qué entenderán ellos por calidad pero desde luego no lo es las listas de espera de incluso más de un año para la realización de pruebas diagnósticas y tampoco las futuras colas que se van a formar en las consultas del médico, porque señores aquí también han metido la tijera y los médicos también han pasado a engrosar la listas del paro,como otros tantos profesionales altamente cualificados, y con respecto a la educación esperemos que a los profesores de nuestros hijos no les de por ponerse malos, porque durante los primeros 15 o 20 días (mas o menos) no será sustituido y como no pongan al jardinero a darles clases no sé….

En parte nos merecemos todo esto, porque ellos están ahí por nosotros y deberíamos exigirles que hicieran bien su trabajo y exigirles responsabilidades por sus malas gestiones y deberíamos tajantemente exigirles que se cambiasen las leyes que llenan de privilegios a unos pocos, (pensiones vitalicias, 7 años sólo para tener la máxima pensión , menores retenciones, exención en el pago de multas, dietas excesivas...) y que todo esto desapareciese. Ser político es un chollo, no pueden, ni deben existir estos privilegios. Esto es una bofetada para el pueblo Español y más en estos tiempos de crisis en los que muchas familias viven día a día con temor a perder sus puestos de trabajo, con ansiedad porque no pueden pagar sus facturas y con la incertidumbre de no saber si mañana tendrán un techo bajo el que cobijarse o un mendrugo de pan que llevarse a la boca, y esto es así, porque mucha gente lo está pasando realmente mal.

Platón debía referirse a todo esto cuando decía que todos los sistemas políticos son corruptos por naturaleza y que el gobierno debería recaer en una clase educada para ello, aunque opino que las medidas propuestas por Platón para evitar esta corrupción eran un poco drásticas, en parte no le faltaba razón, ya que ahora cualquier mindundi que no sabe hacer la “O” con un canuto puede llegar a ser ministro, simplemente por ser el amiguito de…. Así nos va… y así nos seguirá yendo, mientras no hagamos nada para solucionarlo. Estamos en crisis, es cierto, hay que tomar medidas, es cierto, pero lo que deberían hacer antes de barrer en casa ajena (machacando al infeliz funcionario y al resto de los trabajadores) es empezar por ellos mismos dando ejemplo y por lo que se ve como tu bien has expuesto con tus argumentos, no están por la labor. Ahora la pregunta es ¿Que vamos a hacer al respecto? ¿Vamos a seguir consintiendo que nos tomen por idiotas? ¿Que conviertan España en un país sin futuro lleno de maleantes, vagos y parados? Un país donde la gente que vale se esta marchando porque aquí no encuentra oportunidades...... Lo siento no suelo ser tan agresiva con mis comentarios pero es que me hierve la sangre. Un saludo y un placer visitarte.

Anónimo dijo...

Opino que la inmensa mayoría de los políticos son funcionarios en excedencia, por lo tanto algo me dice que no van a tirar piedras sobre su tejado. Y sobre los privilegios funcionariales, si los tienen respecto al resto de trabajadores. No reconocerlo es pura demagogia. Todos tenemos muy cerca al amigo, familiar o vecino que trabaja en la función pública y sé de primera mano el porqué decidieron optar a ese trabajo.
Pero eso no quiere decir que tengan la culpa de ser unos privilegiados ni que deban ganar más o menos que el resto de los mortales. Ser funcionario es una opción a la que son muchos los llamados y pocos los elegidos. Y enchufados de amigismo y de carnet hay en todas las administraciones, si no que se lo pregunten a los mismos funcionarios si conocen algún caso entre sus compañeros.
Basta ya de tanta demagogia y populismo barato y un poco más de respeto y reconocimiento para los verdaderos creadores de riqueza de un país, que son las personas que producen y trabajan de forma seria en el sector privado, de cuya salud depende todo lo demás, desde el Jefe del Estado hasta el último empleado público.

Lupiáñez dijo...

Opino que te equivocas en esto. Se debería hacer una estadística, a ver cuántos políticos son realmente funcionarios en excedencia. Y, aún más allá, otra a ver cuántos son funcionarios que no han entrado mediante técnicas discutibles en la administración.
En otra cosa si estoy muy de acuerdo: en que algunos no entran como es debido (o muchos) pero no la mayoría de funcionarios. La mayoría es gente que se ha pegado dos,tres o cinco años sin vida, sin ganar nada de dinero, preparando unas oposiciones. Y seguramente, tengas muy cerca a algún amigo, familiar o vecino pelado de dinero y al que no ves o te has pasado mucho sin ver porque preparaba oposiciones.

No considero demagogia ni populismo lo que he escrito, haya tú si te lo parece. No creo que haya faltado el respeto o dejado de reconocer al trabajador del sector privado. Pero eso no quita que no comparta que tengamos los trabajadores que volvernos unos contra otros mientras nos recortan a todos.

Por otro lado, puestos a ello, todos tenemos algún familiar, amigo, vecino, que sin estudiar carrera, ni oposiciones, se metían a trabajar en el sector privado de la construcción, y ganaban mucho más que yo. Se compraban coches estupendísimos que además tuneaban. Se metían en comprar pisos cuyo precio estaban totalmente fuera de mi alcance. Y recuerdo que en esas épocas de bonanza, los funcionarios ganábamos una mierda, y me decían que no merecía la pena el esfuerzo que había que hacer para lograr serlo.

Está claro que el sector privado es no ya necesario, fundamental. Pero no me apetece callarme mientras me quitan dinero de mi salario y vacaciones cuando veo que muchos, muchos, muchos se han enriquecido de forma más que dudosa, y a pocos son los que les pasa algo.

Un saludo y gracias por compartir tus opiniones.